Los avances tecnológicos del día a día (y la globalización) vienen marcando nuevas rutas en la comunicación humana. Los llamados Nuevos medios se están abriendo camino entre las producciones tradicionales y, desde lo digital, vienen marcando una tendencia original en el campo de la información.

Francisco Javier Fernández, destaca en su ensayo que estos cambios se vienen presentando debido a que “la sociedad ha caído rendida ante la informática, la computación y los ordenadores debido a su utilidad, a su gran rendimiento en el trabajo y, sobre todo, a su aplicabilidad multidisciplinar. Cualquier tarea humana puede ayudarse y beneficiarse de la tecnología informática: la industria, el comercio, la educación” (p. 278).

La industria editorial digital ha aportado alternativas para el consumo directo del texto como fuente de conocimiento. Los libros electrónicos (en inglés ebooks) son una muestra de ello. Según un artículo de Miguel Gamma Ramírez, investigador de la Universidad Autónoma de México, los textos digitales “permiten navegaciones no secuenciales. De igual forma consienten la búsqueda de términos en el contenido digital; la elaboración de notas, referencias bibliográficas, etc” (p.18).

El formato .epub es uno de los favoritos en el mercado por la experiencia que genera con el lector (especialmente en tabletas o teléfonos inteligentes). El sonido del papel con el pasar de las hojas, la integración de imágenes en movimiento que incentivan la imaginación de los usuarios y la adaptación –en segundo plano- de canciones que ambientan la lectura; son algunas herramientas de las que dispone este tipo de publicación.

Innovación literaria para dispositivos móviles

industria editorial

La aplicación iPoeCollection tiene un costo de 2.99 dólares, tiene más de 15 canciones y puede visualizarse en inglés, español o francés

La aplicación iPoeCollection, desarrollada para sistemas operativos de Apple, por la empresa iClassics Collection, es una muestra del éxito que puede alcanzar un desarrollador de literatura electrónica. El proyecto se propuso reinventar el concepto de lectura, cargándolo de dinamismo, emociones e interacciones.

Mientras los consumidores están leyendo El corazón delator, de Edgar Allan Poe, imaginan ciertos recrean ciertos retratos literarios. Ahora, con este nuevo modelo, pueden ver en su pantalla ilustraciones que dan vida a los personajes y crean un ambiente de misticismo, angustia y terror. Todo esto, acompañado de efectos de sonido y cambios en la iluminación de las páginas, lo cual crea mayor emoción en el lector, quien se convierte en un espectador de los hechos narrados por los cuentos del escritor americano.


Tal vez te puede interesar: Fuentes de información en Internet: posibilidades y riesgos para periodistas digitales


Las cibertiendas de la industria editorial

industria editorial

Imagen: pexels.com

Al ver las posibilidades que aportaban los ebooks, muchas de las grandes bibliotecas movilizaron sus servicios a la web y ofertan a los usuarios la posibilidad de comprar material digital. Con esto los compradores no tenían por qué preocuparse por retrasos en las entregas por correspondencia, pues con un solo click conseguirían lecturas que físicamente tardarían días, incluso semanas.

Estos formatos de publicación facilitan la distribución en tiempo real, además ayudan a expandir la audiencia hacia locaciones físicamente distantes. También permiten indexar hipervínculos, fotografías y otros elementos que complementan la información.

Para Gama “el ´libro´ es fácilmente identificable porque hay una referencia asociada a un objeto material. Hoy esta situación se multiplica en plataformas diferentes que las pantallas de las computadoras reproducen rápidamente para beneplácito de unos y para la reflexión o preocupación de otros” (p.18).

Asimismo, la industria editorial vive el cambio pragmático generado con la entrada en vigencia de la revolución tecnológica de las tabletas y los teléfonos inteligentes. Con esto no se quiere decir que la gente abandonó las letras por las pantallas, al contrario, se crearon nuevos canales de comunicación para fortalecer ciertos hábitos, entre ellos la lectura.

Un beneficio importante de esta metodología es el precio que representa para los lectores el contenido virtual, dado que en muchas ocasiones pueden ahorrarse hasta un 80 % del precio original impreso.

Estas versiones, que en la mayoría de casos tienen un precio mucho menor al físico, por lo general cuenta con licencias restrictivas, donde el usuario solo puede imprimir el documento en una sola oportunidad y no compartirlo. Por esta razón, han surgido nuevos libros con licencias copyleft con acceso gratuito y al alcance de todos.

No obstante, los desarrolladores independientes no deben de crear sus contenidos por simple filantropía o amor al arte. Son profesionales que tienen la disposición de aportar sus conocimientos…pero también precisan de alguna retribución. Debido a esto surgió una idea como el Crowdfunding, una estrategia de consecución de recursos económicos para proyectos soberanos en ocasiones sin espacio en la industria editorial.



De lectores a usuarios

Uno de los cambios más sobresalientes de estos tiempos, como se explica en el Libro blanco de contenidos digitales en España del 2008, es la creación de un nuevo sector integrador de contenidos digitales de diversos formatos. Si bien es un campo muy amplio que puede abarcar diferentes áreas, servicios e intenciones comunicativas, también se involucran a la mayoría de medios.

Estos avances fomentaron la comunicación en ambos sentidos entre diferentes actores (de muchos a muchos, de pocos a pocos) y variaciones en los modelos de negocios hiper-dependientes de la publicidad. Los creadores de contenidos gozan de un papel más activo y de una participación coherente con lo que se proponen.

Una de las transformaciones más importante para este sector es el dejar de asumir al contenido digital como una representación del tradicional. Es decir, superponer una serie de elementos impresos sobre los virtuales. El caso de los aplicativos como iPoe collection, exponen la propia personalidad de los nuevos medios. La concepción del contenido digital como contenido autónomo (y no como copia literal del impreso) es una explicación real de que vivimos en una nueva era en la comunicación multimedia.

El posibilitar el acercamiento entre usuarios mediante la interacción, es aceptar que estos son libres de participar abiertamente en la creación de contenidos, informarse con mayor rapidez y llevar la retroalimentación hasta donde territorialmente lo impreso no ha podido. Si hay algo cierto es que después de esto la industria editorial nunca volverá a ser la misma.


Recomendado del editor: 10 libros sobre periodismo digital gratis para descargar en PDF




Alcances de la nueva industria editorial digital
Valora esta entrada
Comparte
  • 25
    Shares